Nací en Madrid hace 53 años y siempre quise ser actriz. El 19 de agosto se estrena ‘Secuestro’, filme en el que interpreto a una abogada de éxito, una madre coraje y soltera por convicción que protege a su hijo.

XLSemanal. De niña, la llamaban ‘la vedette de Torrevieja’…

Blanca Portillo. ¡Con cinco años! [Ríe]. Me pasaba el verano cantando y bailando… Y mi abuela hacía corrillos de gente para que me vieran. Me la pasaba inventando historias con mis hermanos.

XL. Debutó en el teatro hace 32 años, con una obra de Lorca. Buen comienzo.

B.P. ¡El mejor! Fue un Bodas de sangre dirigido por José Luis Gómez. lo más grande del mundo.

XL. Fue, además, Carlota en Siete vidas, reina de Babilonia, inquisidor en Alatriste, chica Almodóvar, estrella de mar… ¿Tiene sueños pendientes?

B.P. No siento que me falte nada; por suerte, la vida no deja de traerme unas sorpresas estupendas. Seguro que habrá teclas nuevas que tocar. Siempre pienso. el mejor personaje es el próximo.

XL. Y con lo que le gusta reír, nos lleva últimamente de dramón en dramón.

B.P. Mola que no se dejen llevar por lo que eres y admitan que te puedes convertir en un personaje muy serio y muy terrible. Pero estos papeles tan duros no me quitan la sonrisa. en mi vida personal, no dejo de reírme.

XL. Y en agosto estrena serie en televisión. Sé quién eres.

B.P. ¡Sí!, no me puedo quejar. no me falta trabajo. Ahí soy una juez, casada con un exitoso abogado. En septiembre también empezaré a preparar una función de teatro, de la que no puedo decir más.

XL. ¡Un año redondo! ¿Solo ha llorado por su querido Atlético de Madrid?

B.P. El Atleti me ha dado este año muchísimas alegrías, que conste, y solo una gran pena. Pero no he perdido la esperanza. yo lo sigo viendo ahí arriba.

XL. ¿De blanca tiene solo el nombre?

B.P. Ni eso. yo no me llamo Blanca, me llamo Rojiblanca [ríe].

XL. Ha dicho. «No me he casado ni tengo hijos. no renuncio a mi soledad».

B.P. La amo y la necesito para estar bien y tranquila. No sé por qué se la teme tanto. En el fondo estamos solos.

XL. Y lo dice una hija de familia grande, con siete hermanos que son una piña.

B.P. Sí [ríe]. Nunca tuve un cuarto para mí sola. Quizá han sido tantos años compartiéndolo todo que ahora me permito el lujo de vivir sola.

XL. «Me gusta compartir momentos, no la vida», ¿seguro que está bien?

B.P. ¡Perfectamente! Tengo amigos con los que comparto cosas y momentos; pero la vida no. En eso soy especial. Me llevo bien conmigo misma, me miro al espejo y no me caigo mal. Y no me gusta el orden. soy feliz en mi caos.


Desayuno: sin lácteos

«Café con leche de soja no me gustan los lácteos , y un plato de fruta. melón, sandía, cerezas, naranjas… Me encantan. Nada de proteínas hasta mediodía».

Virginia Drake