Lo llaman ‘el peluquero inflamable’ y no hay más que ver la foto para entenderlo. Por L. G. 

Ramadan Odwan se ha hecho famoso en Rafah (Palestina) por aplicar fuego en el cabello de sus clientes.

El pelo, obviamente, no arde, pese a la espectacular llamarada que provoca con el espray de su «fórmula secreta, con aceites naturales». Según Odwan, el fuego permite manipular mejor el cabello y lo fortalece… explicación que ha dado lugar a tantas bromas en Internet como a su rápida ‘viralización’. Odwan aplica este método desde 1990. En realidad, el fuego se empezó a usar para reemplazar a los secadores de pelo por los continuos cortes de luz en Gaza.