Preguntar por el tono de maquillaje que más nos favorece es sencillo. Pero… ¿qué sucede cuando las cuestiones son de carácter más íntimo? Te respondemos a las preocupaciones femeninas de belleza más difíciles de compartir. Por Stefanie Milla / Fotos: Cordon Press y Getty Images

¡Horror! ¡Con la edad, las cejas toman vida propia!

Sí. Nos salen canas en la cabeza. Y, de repente, ¡también en las cejas! Pero no solo cambian de color. hay un día en que parecen cobrar vida propia y nos encontramos con pelos que se rizan, se disparatan o ‘engordan’, mientras que en otras áreas descubrimos algunas calvas. No es agradable, ¡pero sí normal! «Las cejas también envejecen», comenta Mónica Ceño, propietaria de The Lab Room y experta en este tema. «Cuando encanecen, lo mejor es teñirlas, al igual que el cabello. Si se encrespan mucho, se pueden alisar mediante un proceso técnico, y nosotros siempre recomendamos un bálsamo específico para mantenerlas en su sitio». Y sí, es más que probable que a partir de los 40 el kit de gel de cejas más lápiz se convierta en uno de tus básicos de belleza imprescindibles. Quien avisa no es traidor…

¡Tengo hiperdrosis y me juega muy malas pasadas!

No vamos a ser tan cursis como para decir que las mujeres no sudan. Sudamos, sí, y afortunadamente, porque es un mecanismo fisiológico imprescindible para regular la temperatura corporal. Pero ¿qué pasa cuando esa indeseada humedad es muy superior a la media y, además, aparece en los momentos menos oportunos? Personas que no se atreven a dar la mano o que incluso recién salidas de la ducha parecen no haber pasado por ella en tres días. En este caso estamos hablando de hiperhidrosis o sudor excesivo.

“Para evitar la aparición de granitos en brazos y muslos, funcionan las lociones que contienen Urea”

Elisa Suñer, chief science officer de los laboratorios MartiDerm, explica que esta hiperactividad de las glándulas afecta a entre el uno y el tres por ciento de la población. «Muchas personas la sufren sin consultar por vergüenza, cuando pueden acudir tanto a un dermatólogo como al farmacéutico para que les aconseje los productos más adecuados». Y añade: «Hay fórmulas diferenciadas para manos y pies (donde la epidermis es más gruesa) y para axilas (con una piel más delicada). Estos antitranspirantes tópicos mejoran la calidad de vida de las personas con hiperhidrosis: volver a dar la mano con seguridad o vestir sin miedo a las manchas ‘delatoras’ son muchas de las situaciones que se benefician de la regulación del exceso de sudor».

secretos de belleza

¿Lo más importante? Leer con mucha atención las instrucciones de estos compuestos: a menudo se deben aplicar por la noche (¡no por la mañana!) y nunca sobre piel recién rasurada. Y, sí, también sirven para quienes sudan de forma normal, pero necesitan un apoyo extrafuerte para momentos de alta tensión emocional.

¿Alguien puede quitarme esos pelillos indiscretos?

A los muchos ‘placeres’ estéticos que nos regala el paso del tiempo podemos sumar la aparición de pelos en bigote y barba, incluso en las mujeres más lampiñas del globo terráqueo. Y no es un pelo cualquiera, no, ¡menuda mala uva que tiene! Recios y toscos, saltan a la palestra y además, por alguna razón inexplicable, parece que salen en cuestión de segundos.

Hay antitranspirantes específicos para las manos, donde la epidermis es más gruesa

La doctora del Instituto Médico Láser (IML) de Madrid Josefina Royo confirma lo que ya sospechábamos. una vez más, la culpa la tienen las hormonas. A medida que disminuyen los estrógenos, esa pequeña fracción de andrógenos que todas las mujeres tenemos se viene arriba y se produce, en sus palabras, «un predominio relativo que, entre otras cosas, produce crecimiento del vello facial. No tan intensamente como en un varón, pero la mujer detecta un marcado cambio».

Con el paso del tiempo disminuye el nivel de estrógenos en las mujeres y aumenta el vello facial

Como solución, siempre estará una pinza de depilar y un espejo de aumento, el mejor complemento de belleza cuando la presbicia ataca. O, para acabar con ellos de forma más permanente, y como propone la doctora, «eliminarlo con láser (si es vello marrón o negro). Eso sí, hay que ser conscientes de que, dado que el estímulo hormonal androgénico persiste, con los años se puede necesitar algún repaso».

CARA Y CUERPO

secretos de belleza

Para mantener las cejas a raya: Calendula Eyebrow Elixir, de The Lab Room (25 euros)Maquillaje para cejas: la colección Brow Now, de Estée Lauder, incluye el delineador, el lápiz y los geles fijadores con color o transparente (22,50 euros cada unidad).Cuero cabelludo protegido: champú Suave y Sedoso, de H&S. Para cuero cabelludo con caspa y cabello seco (2,90 euros).Lucha contra la caspa: champú Bain Anti-Pelliculaire, de Kérastase. Libre de siliconas. Eliminala caspa y previene la recaída (22 euros).

 ¡Maldición: tengo granitos en la línea del bikini!

La culpa la tiene el rizo. Sí, ‘ese’ rizo. A menudo, el vello púbico gira sobre sí mismo y, en vez de salir a la superficie, se enquista y causa lo que a veces son granitos e incluso quistes. En este último caso hay que acudir al médico, que lo podrá eliminar con corticoides o bisturí. En caso de que sean solo granitos, es más conveniente:

  • Usar una solución con ácido salicílico dos veces al día para exfoliar ligeramente la piel y permitir que el vello salga al exterior.
  • Evitar realizar esa exfoliación con un guante de crin o de lufa, que irritan la piel y provocan una reacción inflamatoria que puede agravar el problema.
  • Olvidarse de pinzas ni extracciones. ¡Manos fuera!
  • Espaciar la depilación con cuchilla o, si se realiza, exfoliar antes y usar un jabón antiséptico.
  • Olvidarse de la ropa interior muy ajustada y usar braguitas de algodón.
  • En caso de granitos persistentes, vale la pena considerar un tratamiento de depilación láser en el área de la ingle.

secretos de belleza

Y granitos también en zonas vecinas…

Sí. Allí. En los cachetes. Lo que viene a ser el trasero… La aparición de granitos ásperos y enrojecidos es ¡muchísimo! más frecuente de lo que te imaginas. Suelen darse no solo en los glúteos, sino también en la parte superior de brazos y muslos.

Pero no son realmente granitos (de esos que tienen pus dentro), sino protuberancias formadas por una acumulación de queratina que se acumula en torno a los folículos pilosos, por lo que recibe el nombre de ‘queratosis pilaris’.

  • Suele tener carácter genético y es más frecuente en pieles secas. La dermis se nota áspera al tacto. En ocasiones, la clave está en hidratar, hidratar e hidratar. Especialmente con lociones que contengan urea, capaz de penetrar en esa piel más engrosada.
  • La exfoliación mediante cremas con alfa o betahidroxiácidos (ácido glicólico, salicílico, láctico) da buenos resultados, siempre combinada con hidratación intensiva.
  • ¿La buena noticia? La queratosis pilaris es de esas pocas cosas, ¡que mejoran con la edad!

Los signos de la edad por el sur. Sí… por ‘ese’ sur…

Menos mal que con la edad ganamos en experiencia y en vivencias, porque en lo que se refiere a estética… la cosa es más triste. A las ya conocidas y hasta asumidas arrugas y flacidez se unen cambios algo más íntimos. Bueno, no. ¡Muchísimo más íntimos! Sí, nos referimos a los genitales, que también cambian.

El doctor Félix Lugo, ginecólogo del centro Women de Santiago Dexeus, lo explica. «La disminución de la producción de hormonas femeninas desencadena una serie de cambios involutivos en los genitales externos, con adelgazamiento de la mucosa vaginal y piel vulvar». Vamos… que sí, que allí abajo también se pierde turgencia.

Y como todo hay que decirlo, el doctor nos explica que la depilación íntima puede dejar más al descubierto o incluso potenciar esos cambios. «Este tipo de depilación no deja de ser un tema controvertido, sobre todo si es total, ya que el vello púbico y el de los labios mayores protege los genitales del roce y la fricción y también proporciona glándulas sudoríparas y sebáceas capaces de mantener la piel en las mejores condiciones. En algunos casos, la piel se va oscureciendo por el efecto de la depilación y pueden aparecer lesiones verrugoides y manchas. También es verdad que los cambios atróficos en la piel se pueden potenciar y/o hacerlas evidentes al depilar totalmente la zona», añade el ginecólogo.

Afortunadamente, hay remedio. «Detectados a tiempo, los cambios de coloración en la piel se pueden tratar con muy buenos resultados», explica el doctor Lugo. «En caso de la pérdida de firmeza de los labios mayores, existe un único tratamiento autorizado para tal fin a base de ácido hialurónico, conocido como Desirial Plus de Isdin, un implante diseñado para hidratar y regenerar a largo plazo este tejido».

La pesadilla de no poder acabar con la caspa

  • No, no tiene nada que ver con la higiene. Ni con la cantidad de veces que nos podemos lavar el pelo (si bien el problema se agrava con la falta de limpieza). La caspa se produce cuando se da una combinación de tres factores.
  • La presencia del microbio Malassezia globosa en el cuero cabelludo.
  • Un cuero cabelludo sensible a la acción de este microbio.
  • La interacción entre este microbio y el sebo natural del pelo.
  • Esta triada produce que la piel del cuero cabelludo apriete el acelerador en sus procesos de renovación celular y que estos mismos procesos se descontrolen, creando esas escamas blancas tan antiestéticas, las cuales muchas veces llegan a su vez acompañadas de picores.

Cómo controlar el proceso

  • Los champús con efecto anticaspa son muy efectivos. Mucho. Durante las dos primeras semanas de tratamiento se deben usar de dos a tres veces por semana y luego, ya cuando hayamos notado sus primeros resultados, se puede ir espaciando su uso.
  • Existen diferentes tipos de champú anticaspa, basados en distintos activos, como pueden ser el ácido salicílico, piritionato de cinc, el alquitrán… Si tras cuatro semanas de usar uno de ellos no encuentras resultados, cambia de marca (y de activo), pues a veces hace falta buscar hasta encontrar la fórmula idónea.
  • Sigue al pie de la letra las instrucciones específicas de ese champú para asegurar resultados.

Los champús anticaspa se deben aplicar dos veces por semana y después ir espaciando su utilización

Pero… ¿y si no es lo que parece?

En ocasiones, las odiosas escamas blancas no son caspa, sino síntomas de otras patologías del cuero cabelludo, que pueden ser desde sequedad extrema a dermatitis seborreica, psoriasis o dermatitis de contacto, producida generalmente por tintes. A menudo, los peluqueros expertos pueden hacer un buen diagnóstico, pero en caso de duda se debe acudir al dermatólogo para determinar las causas exactas.

CUERPO

secretos de belleza

Máxima hidratación: Loción corporal Complete Repair, de Eucerin. Cuidado y alivio para la piel seca y rugosa (16,60 euros). Efecto desodorante: antitranspirante para manos y pies Driosec, de Martiderm. Para el control de la sudoración excesiva (13,20 euros).Contra los granitos: loción Clarificante 4, de Clinique, con ácido salicílico. Libera la piel de suciedad, exceso de grasa y previene los granos (24,50 euros).