Diarios de medio mundo recogen la fiesta de los Enfarinats, una batalla campal a base de harina y huevos con fines solidarios en Ibi (Alicante). Por F. G.

Els Enfarinats (Los Enharinados) se llama la fiesta, y es el modo que tiene la localidad alicantina de Ibi de celebrar el día de los Santos Inocentes. Huevos, harina, petardos, espuma de extintores… convierten el centro del municipio en una nebulosa batalla campal con más de 200 años de tradición y que este año ha recorrido el mundo gracias a esta imagen del fotógrafo Jaime Reina, publicada en diarios de Estados Unidos, Reino Unido o Australia.

El ‘impuesto revolucionario’ se dedica a un asilo de ancianos

La secuencia de los hechos se inicia de madrugada, cuando un grupo llamado Los Enmantados (llevan una manta sobre los hombros) pregona por las calles ácidas críticas a los principales asuntos -políticos mayormente- del año. Al llegar la mañana se transforman en Los Enharinados, una legión de insurgentes que toma la población juguetera a modo de golpe de estado y, ataviados con estrafalarias vestimentas, se enfrentan a La Oposición mientras una gran nube de harina envuelve la localidad. Los viandantes despistados que cruzan la plaza de la iglesia, cuartel general de Els Enfarinats, acaban rebozados en harina y huevo.

La lucha culmina con La Oposición doblegada y ambos bandos se unen para recaudar un ‘impuesto revolucionario’, que los comerciantes pagan con mucho gusto, dedicado al asilo de ancianos San Joaquín de Ibi.