¿Cómo sé sí tengo Lupus?

Los síntomas y un examen físico del paciente suelen hacer que salten las alarmas del médico. Los análisis de sangre y de orina también pueden levantar sospechas si presentan algunas anomalías, como por ejemplo un número de leucocitos, linfocitos o plaquetas más bajo de lo normal. Casi el cien por ciento de los pacientes dan positivo en la detección de anticuerpos anti-DNA.

¿Afecta al embarazo?

Salvo en algunos casos, no es incompatible con tener hijos. Pero conviene planificarlo con cuidado con el médico para garantizar un embarazo normal y un bebé sano. Existe un mayor riesgo de aborto natural y también es habitual que la enfermedad rebrote durante o después del embarazo.

¿Debo huir del sol?

La fotosensibilidad afecta a dos terceras partes de los pacientes. Al resto no les produce lesiones ni aumenta el riesgo de un rebrote de la enfermedad. Pero nada garantiza que no pueda suceder. Se recomienda el empleo de protectores solares, incluso varias veces al día. Los que sean muy sensibles evitarán, con gorros y mangas largas, la exposición a los rayos UVA, incluso en días nublados.

¿Incrementa el riesgo de osteoporosis?

Solo de modo indirecto. La protección contra el sol provoca un déficit de vitamina D, lo que incrementa el riesgo de osteoporosis. Algunos tratamientos, como la cortisona, incrementan el riesgo.

¿Es incurable?

Hoy en día no se puede curar, pero sí existen tratamientos que permiten tener el lupus bajo control. Los antiinflamatorios ayudan a combatir dolores musculares, así como pleuritis o pericarditis. Los corticoides son el medicamento fundamental en la actualidad; muy útiles, pero también con muchos efectos secundarios. Otros tratamientos habituales incluyen antipalúdicos, inmunosupresores…