El sistema financiero está al borde de una revolución. Numerosas ‘start-ups’ anuncian un mundo sin cajeros, sin dinero en efectivo y sin cajas B. Wall Street y Silicon Valley no han tardado en reaccionar. Objetivo: hacerse con el control de los nuevos (e increíbles) sistemas de pago virtual. Por Carlos Manuel Sánchez

¿Qué hacen cien ejecutivos de Wall Street reunidos en secreto en una sala de juntas? No, no es un chiste… La reunión, filtrada por Bloomberg, tuvo lugar el año pasado en las oficinas de Nasdaq -el índice bursátil de las compañías tecnológicas- en Nueva York.

Allí estaban Visa, Pfizer, Citigroup… Todos los peces gordos. Fueron convocados por Adam Ludwin, presidente de la start-up Chain. A puerta cerrada. ¿Orden del día? Probar un software revolucionario basado en el sistema Blockchain [enseguida le explico], capaz de ejecutar transacciones al instante. ¿Pero las órdenes de Bolsa no se ejecutan en cuestión de décimas de segundo? Las órdenes sí, pero el dinero no cambia de manos hasta pasados unos días. Mientras tanto, ese capital está inmovilizado; es improductivo. Vale… Pero si ese sistema es tan fantástico, por qué no anunciarlo a bombo y platillo? A qué viene tanto secretismo? Según Ludwin, «porque ha llegado la hora de tomar decisiones que cambiarán el sistema financiero». Decisiones drásticas… Y la prensa «puede coartar» a los que tienen que tomarlas.

Imagine un mundo sin dinero en efectivo. Un mundo en el que los cajeros automáticos se irán extinguiendo como está pasando con las cabinas telefónicas. ¿En serio? Pues sí. Los nórdicos ya están en ello. En Suecia, el 95 por ciento de las ventas al por menor se paga sin dinero en metálico, y en Dinamarca lo eliminarán antes de 2030.

LLega la revolución

Estamos al principio de una revolución de los sistemas de pago. El analista Greg Satell compara en la revista Forbes el momento actual con el que se vivió en los años setenta, cuando confluyeron tres factores que cambiaron nuestra manera de entender las finanzas. Uno fue el talento humano. Se cerró el programa Apolo y decenas de ingenieros de la NASA acabaron en Wall Street. Otro fue la tecnología. Hewlett Packard puso en manos de los corredores de Bolsa los primeros terminales. Y el tercero fue la ecuación Black Scholes. El modelo matemático que desencadenó los mercados de derivadas, opciones, futuros… Todas esas herramientas de inversión que nadie entiende del todo y que ‘petaron’ en la crisis de 2008.

Los cajeros automáticos tienen los días contados. En Suecia, el 95 por ciento de los micropagos se hacen sin ‘cash’; en Dinamarca los van a eliminar antes de 2030

Hoy esos tres factores vuelven a estar ahí, renovados. Tenemos el talento. Hay más de 6500 start-ups en el mundo dedicadas a las fintech, las nuevas finanzas tecnológicas. Y si un millennial es un converso de la banca on-line, un nativo digital jamás pondrá el pie en una sucursal. Tenemos soluciones tecnológicas para los pagos sin contacto, gracias a las tarjetas Contactless o al protocolo NFC (Near Field Communications), que permite que dos dispositivos cercanos se ‘entiendan’ entre sí, y de este modo podemos comprar acercando el móvil a un terminal de venta. Esto libera el mundo de los micropagos; para entendernos, no hace falta llevar ‘chatarra’ en el bolsillo para comprar el pan. Finalmente, tenemos las matemáticas. Un modelo potente y confiable que revoluciona el concepto mismo del dinero. Ese modelo es el Blockchain.

¿Y qué diablos es el Blockchain? Si le digo que es una cadena de bloques, a la mayoría le sonará a chino. Si añado que es el fundamento en el que está basado el bitcoin, la famosa criptomoneda digital, algunos irán atando cabos. Y hay quien se preguntará, con suspicacia, si el bitcoin no es lo que usan los narcos, hackers y otros ‘cibermalos’ para hacer sus tejemanejes sin dejar rastro… Pues sí, pero tampoco deja rastro un billete de curso legal, dicho sea de paso… El bitcoin nunca competirá con el euro y el dólar, es una rareza en la periferia del sistema. A muchos les da repelús. A los bancos y a los gobiernos, especialmente. Así que olvídese del bitcoin como moneda. Solo es la cáscara. Pero el Blockchain, su nuez, ha llegado para quedarse. Y son los bancos y los gobiernos los que están más interesados en integrarlo en el sistema. Por la cuenta que les trae…

Ya es posible el pago en línea sin intermediarios, instantáneo y casi sin coste. El sistema se llama Blockchain y los bancos lo ven como una amenaza

¿En qué consiste? El Blockchain es una especie de libro de contabilidad compartido entre miles de ordenadores. Público y transparente. En esa base de datos descentralizada se almacenan todas las operaciones realizadas en forma de bloques. Cada bloque de información se verifica entre todos los ordenadores de la red. Cada orden de compraventa se actualiza al instante. No se puede repetir una operación. O sea, no puedo pagar dos veces con la misma moneda. Ni se puede manipular. No hay posibilidad de caja B. Todo está a la vista. Lo cual hace frotarse las manos a los ministros de Hacienda… Defraudar, en teoría, es imposible.

Monedero con llaves

¡No tan rápido! Aunque todas las transacciones están a la vista, las identidades del comprador y del vendedor están protegidas. Es decir, se mantienen el anonimato del que envía el dinero y el del que lo recibe. Cada uno tiene su ‘monedero’, es decir, su cuenta virtual. Con dos llaves. Una pública y otra privada. La clave pública puede ser consultada por cualquiera, al igual que una dirección de correo. Yo te envío la ‘pasta’ a esa dirección, que viene a ser como tu número de cuenta bancaria. Pero la privada solo la conozco yo, es decir, solo yo puedo abrir mi monedero. La seguridad es máxima. Así que hasta que no encuentre una manera de vincular una operación a un contribuyente, todo dependerá de nuestra buena voluntad a la hora de hacer una factura, lo que también sucede hoy con los pagos en metálico.

Pero la gran sublevación de Blockchain, su lado más salvaje, es que permite que vendedores y clientes, o particulares entre sí, se conecten y hagan pagos en línea sin intermediarios. Y además en el mismo tiempo -un suspiro- en el que se envía un e-mail y con el mismo coste -ínfimo-, aunque sea entre países diferentes. Y, vaya, esto es una amenaza al negocio de los bancos, que pierden sus comisiones. Y por eso la banca está tan interesada en domesticar el Blockchain. El 80 por ciento ya tiene equipos desarrollando aplicaciones basadas en este sistema. Las primeras saldrán este año.

‘Bitdólares’

Y start-ups como Dwolla le están metiendo presión a los bancos, según The Financial Times, que sienten el aliento de las finanzas digitales en el cogote. ¿Qué hacer? ¿Luchar contra tu enemigo o unirte a él? Ni lo uno ni lo otro. ¡Comprarlo! Business Insider recoge un estudio de 253 bancos: uno de cada cinco (uno de cada tres en España) está invirtiendo en start-ups. Pero no solo los bancos, todos quieren su trozo de pastel, incluidas compañías de telefonía y redes sociales. Lo que se avecina es una alianza sin precedentes entre Wall Street y Silicon Valley, esa banda de libertarios que hubieran preferido prescindir de las divisas nacionales, pero que ahora aspira a convertirlas en ‘bitdólares’.


El pionero Ben Milne, fundador de la plataforma de pagos Dwolla

«Vendía altavoces, pero me molestaba gastar miles de dólares al año en procesar los pagos. Así que desarrollé una aplicación para mover el dinero. En tiempo real y gratis para envíos de menos de 10 dólares; y con una comisión de 25 centavos para el resto. Me llamaban ‘estúpido’ e ‘ingenuo’ por enfrentarme a una industria tan poderosa, pero hoy los bancos se alían conmigo».


LOS NUEVOS SISTEMAS DE PAGO

Pagar con el móvil

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

Los móviles sustituirán a las tarjetas de crédito de plástico, incluso a las ‘recargables’ (o de prepago) que se usan para el comercio on-line. Las aplicaciones como Bizum que vinculan nuestra cuenta bancaria al teléfono y los convierten en un wallet o monedero virtual son cada vez más sofisticadas.

A escote

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

Los sistemas de pago persona a persona (P2P) evolucionan, Un ejemplo. las aplicaciones que usan códigos QR (esos sellos de rayas y cuadraditos). Si varias personas quieren dividir la cuenta de una comida, el que paga genera un código con el importe, el resto lo escanea con el móvil… Y cuenta saldada.

Por la cara

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

Ya es posible abrir una cuenta bancaria desde el móvil. se envían los datos, un selfie y una foto del DNI, y se mantiene una videoconferencia con la entidad, que realiza un análisis biométrico para verificar que la foto del carné y el selfie son de la misma persona. La biometría sustituirá al pin y las contraseñas.

Contratos inteligentes

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

Bitcoin fue la primera, pero ya hay cientos de monedas digitales, como Ethereum o Auroracoin, que usan los islandeses para puentear el ‘corralito’ sobre la corona. El protocolo Blockchain en el que se basan se aplicará a la firma de contratos, las pólizas de seguros, incluso al voto electrónico…

Los rivales de Paypal

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

A la plataforma Paypal, que enmascara hábilmente sus comisiones, le salen competidores por todas partes. Desde start-ups, como Dwolla o Square, a compañías tecnológicas y redes sociales. Facebook, Google, Apple, Samsung, Amazon, Uber, Alibaba…

La banca ‘vestible’

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

El wearable banking se extenderá gracias a los relojes inteligentes y las pulseras, que no solo calcularán los pasos que demos, también nos llevarán las cuentas. El Internet de las cosas convertirá la banca en ubicua. La nevera no solo pedirá al supermercado lo que falte, también lo abonará.

El rebelde de la banca: Adam Ludwin, Presidente de la ‘startup’ Chain

dinero, pago virtual, xlsemanal

«Pretendo que Wall Street adopte el Blockchain, fundamento del bitcoin. Pero no me interesa esta moneda. La idea es construir redes que muevan dólares, acciones, bonos… El proceso de pagos internacionales es caro y lento. Un banco envía un mensaje a otro y se activan una serie de pasos para anotar la transacción. El Blockchain es directo, no hay envío de mensajes ni intermediarios».


Defensora de la moneda libre

pago virtual, dinero, xlsemanal (1)

 Neha Harula, Directora del proyecto Moneda Digital del MIT

«El dinero es una ficción colectiva. Un trozo de papel tiene valor porque nos ponemos de acuerdo en que lo tenga. El dinero del futuro es software. digital y programable. Las criptomonedas solo son el primer paso de una evolución. Dan un poco de miedo, pero liberan el dinero del control de instituciones que entorpecen su circulación y la encarecen. El dinero digital fluirá de forma segura».