Acaban de decubrir que la obra icónica con las que el nazismo se burlaba del arte contemporaneo era una mala copia del original. Por E. F. 

Dentro de poco se van a cumplir los 80 años de la inauguración, en el verano de 1937, de la tristemente célebre exposición organizada por los nazis con el título de Arte degenerado, cuyo fin único era burlarse del arte contemporáneo. Cuadros de Franz Marc y Paul Klee, por ejemplo, fueron presentados al público como si formaran parte de un gabinete de los horrores. Entre los artistas atacados figuraba también el escultor y pintor judío Otto Freundlich, nacido en 1878 y asesinado en 1943 en un campo de concentración.

La gira nazi

El hombre nuevo, una obra creada en escayola por el propio Freundlich antes de la Primera Guerra Mundial, se convirtió en la quintaesencia de ese arte despreciado, al ser la elegida para ocupar la portada del catálogo de la exposición. Los nazis organizaron incluso una gira por el país durante años con la muestra itinerante. A partir de determinado momento, los organizadores empezaron a mostrar al público una falsificación de aquella cabeza de escayola.

El hallazgo

Hitler

‘Hombre nuevo’, de Freundlich, obra original en la que se basó el régimen nazi

El hecho se ha descubierto recientemente, durante los preparativos para una muestra que acogerá el Museo Ludwig de Colonia a partir de febrero en torno a la obra de Otto Freundlich. El equipo dirigido por la comisaria Julia Friedrich se dio cuenta de que, en las fotos publicadas por los periódicos en marzo de 1941, la supuesta pieza de Freundlich ya no se parecía a la original. los labios no eran tan largos; la barbilla era más marcada; la nariz, más achatada; las mejillas, no tan prominentes. Nada era igual. La historiadora del arte Mandy Wignanek, que ha colaborado en la retrospectiva sobre Freundlich, cree que el original pudo haber resultado dañado en algún traslado y que los nazis encargaron una réplica.

Hitler

Réplica que hicieron los nazis en secreto como portada del catálogo de la exposición

Resulta obvio que esta reproducción concentraba muchas de las características atribuidas al llamado “arte degenerado”, por lo que, en última instancia, el propio régimen nazi acabó produciendo en secreto aquello que rechazaba… aunque solo fuera para seguir atacándolo en público. Tanto la réplica como el original se han perdido, pero las fotos son un testimonio incuestionable.

El gran evento

La exposición de Colonia en torno a la obra de Freundlich busca honrar el carácter vanguardista de este artista caído en el olvido. Algunos afirman que podría convertirse incluso en uno de los acontecimientos culturales más importantes del año.

El artista

Hitler

Otto Freundlich (1878-1943) fue un pintor y escultor alemán de origen judío. Los nazis lo calificaron de ‘artista degenerado’, título con el que tacharon todo el arte moderno. Freundlich murió en un campo de concentración en Polonia.