El faraón creó una gran capital a orillas del Nilo. Pi-Ramsés, con estanques, canales y lujos a la altura de su poder. Los arqueólogos han localizado sus restos. Ahora quieren descubrir si es la ciudad bíblica de donde partieron los hebreos guiados por Moisés. Por Manuela Giménez / Fotos: Album y Getty

Miles de siervos bañados en sudor acarrean inmensos sillares y estatuas sobre trineos de madera. El empeño es titánico. Levantan una ciudad que quita el aliento. Tan colosal es la nueva urbe que la llaman ‘Repetición de la Creación’.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal

Así imaginó el pintor inglés Poynter en 1867 a los trabajadores hebreos forzados que se cree que participaron en la construcción de la gran capital erigida por Ramsés II junto al Nilo

Se trata de la nueva capital de Egipto. El faraón Ramsés II había decidido dejar Tebas y trasladarse al norte, a uno de los brazos por los que el Nilo se desparrama para desembocar en el Mediterráneo. La nueva ubicación de la capital era mejor desde el punto de vista estratégico porque estaba más cerca de la frontera del gran enemigo, el Imperio hitita, y permitía enterarse y responder con más rapidez ante una posible agresión.

La nueva capital se llamó Pi-Ramsés en honor del mítico faraón, uno de los más grandes del Antiguo Egipto: gobernó desde 1279 a 1213 a. de C., conquistó, batalló e impulsó enormes obras de arquitectura e ingeniería. Fue el instigador de aquella capital legendaria que vivió un siglo de esplendor y después desapareció. Ahora, nuevas excavaciones desvelan detalles de esa urbe esplendorosa que ha permanecido enterrada durante siglos.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal

Ramsés II gobernó Egipto durante 66 años, tuvo 85 hijos y ordenó construir estatuas colosales y una nueva capital, llamada en su honor Pi-Ramsés

Según dejó escrito uno de sus habitantes, en Pi-Ramsés abundaban los «luminosos aposentos de lapislázuli y malaquita» y el palacio del soberano se asemejaba «al horizonte del cielo». Junto a los estanques ornamentales en los que flotaban flores de loto, se alzaban jaulas para leones y jirafas. Pi-Ramsés, según las alabanzas recogidas en el equivalente a los libros de texto de la XIX Dinastía, era «la residencia donde la vida resulta placentera».

Aquel lujo quedó sepultado. Sus terrenos son ahora campos de cultivo en torno a la ciudad egipcia de Qantir. De los palacios y templos quedan ruinas esparcidas, restos diseminados, porque casi todas las columnas y pilares fueron saqueados en la Antigüedad. se utilizaron como material para nuevas construcciones.

Hubo que abandonar Pi-Ramsés porque cambió el curso del Nilo. el brazo que la regaba, y que hizo que incluso algunos estudiosos la llamaran ‘la Venecia de Egipto’, se secó por la acumulación de sedimentos. Se abrió un nuevo cauce al oeste, otro brazo del Nilo que se llamó ‘tanítico’ porque en sus orillas se asentó la nueva capital: Tanis.

Ciudad bíblica

Las excavaciones modernas comenzaron por Tanis a finales del siglo XIX. En 1930, Pierre Montet estudió sus ruinas; en 1983, una investigación promovida por el Museo alemán Roemer-Pelizaeus en Hildesheim dio con una sala repleta de bloques con el cartucho de Ramsés II. El interés del hallazgo de la ciudad de Pi-Ramsés se multiplica, además, porque se cree que es de allí desde donde partieron los judíos guiados por Moisés en busca de la Tierra Prometida, la epopeya que se relata en el libro del Éxodo de la Biblia.

La ciudad era un crisol de culturas. Han hallado hasta un casco como los que llevaban los griegos en ‘La Ilíada’

Algunos investigadores han tomado el Éxodo al pie de la letra. Otros solo han visto en él un relato religioso. Ahora se confía en poder desvelar el misterio. Numerosos arqueólogos se han dado cita en el supuesto punto de salida de aquel gran movimiento migratorio. Un equipo austriaco explora el barrio sur de la desaparecida ciudad de Ramsés. Del resto de las ruinas se encarga el equipo del arqueólogo alemán Henning Franzmeier, del University College de Londres.

La gran extensión de la ciudad, que llegó a ocupar entre 15 y 30 kilómetros cuadrados, hace que el trabajo sea muy complicado. Pero ayudan mucho los magnetómetros de cesio, que hacen visible lo que se encuentra bajo la superficie.

El centro de la ciudad, la parte donde se levantaban los palacios, se encontraba repartido entre varias islas del Nilo. A lo largo de la orilla se alineaban las mansiones de los ricos, así como los barrios separados de mercaderes y artesanos, con capacidad para albergar hasta 100.000 personas.

Pi-Ramsés fue un crisol de culturas. En las excavaciones han salido a la luz sellos hititas y cascos de embarcaciones de todo el Levante mediterráneo, incluso restos de un casco con colmillos de jabalí como los que en La Ilíada llevaban los griegos lanzados al asalto de Troya.

Esclavos y deportados

Por el momento, la búsqueda de un clan hebreo obligado a fabricar ladrillos a golpe de látigo ha resultado infructuosa; sin embargo, cada vez parece más evidente que el lamento bíblico por aquella servidumbre a orillas del Nilo sí tiene elementos históricos.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal

En 1881 el egiptólogo Gaston Maspero encontró en el Valle de los Reyes la momia de Ramses II, estaba en muy buen estado 

«Sabemos que los faraones dirigieron campañas militares hacia Canaán (que abarca el Israel actual), el desierto del Néguev y la Transjordania. Los prisioneros de guerra eran llevados a Egipto en gran número, entre ellos presumiblemente también protoisraelitas», afirma el arqueólogo Manfred Bietak, que conoce la región mejor que nadie.

En sus razias, los esbirros de los egipcios capturaban a pastores nómadas semitas. Hasta 10.000 de ellos fueron deportados al Nilo. Un alto funcionario del Reino Nuevo tenía no menos de 45 servidores procedentes de Oriente Medio.

El brazo del río regaban esta ‘Venecia del Nilo’ cambió su curso y los habitantes tuvieron que huir

Sin embargo, muchos extranjeros también llegaban a Egipto voluntariamente. El esplendor económico del reino del faraón atraía a toda clase de mano de obra especializada. Panaderos semitas acudían en gran número, también sastres, viticultores y peleteros.

El arqueólogo Manfred Bietak ve muchas conexiones entre el relato bíblico del Éxodo y la historia real. Incluso ha reconstruido la posible ruta de huida de los judíos. Según sus cálculos, tras abandonar el delta del Nilo, los hebreos se dirigieron primero al lago de Ballah, una región llana y pantanosa en la frontera con el Sinaí. De esta forma consiguieron eludir los controles fronterizos.

Pi-Ramsés sirvió también al joven faraón como enclave militar. Había miles de soldados acantonados en la ciudad. Contaba con cuarteles, explanadas para ejercitarse, pistas de entrenamiento para los caballos de guerra y un puerto para la flota.

Arsenal de guerra

Las grandes armerías del reino también se encontraban allí. Los arqueólogos han hallado hornos, crisoles y moldes dispuestos en hileras de 15 metros de largo. Hasta 300 trabajadores se afanaban delante de los calderos llameantes y fabricaban puntas de flechas y lanzas, además de espadas, jabalinas, herrajes y guarniciones.

También han aparecido en las excavaciones las caballerizas de la compañía de carros de guerra. Las instalaciones tenían espacio para unos 500 animales. En los alrededores se han encontrado restos de bridas, piezas metálicas de las ruedas, adornos de bronce… Incluso se han conservado las huellas de los cascos de los caballos en el barro.

Se está excavando en lo que en su día fue un campo de cereal. Las imágenes de los magnetómetros indican que bajo la superficie yacen enormes cimientos. Puede que se trate de un granero o de un cuartel. Pero esas ruinas también podrían pertenecer a un palacio donde se oculte el rastro del bíblico Moisés.

PRUEBAS DEL ÉXODO BÍBLICO

Varias estelas y papiros documentan la presencia de judíos en el Antiguo Egipto.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal (1)Papiro Harris 1

Se llama así porque lo compró el británico A. C. Harris en 1855. Recoge acontecimientos anteriores al reinado de Ramsés IV. Menciona la persecución egipcia a los shasus, que hay quien identifica con los judíos.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal

Estela de Merneptah

Está datada alrededor el año 1219 a. de C. En ella figura la primera mención a los israelitas. Se los enumera en una lista de pueblos derrotados por el faraón Merneptah. También se conoce como ‘la estela de Israel’.

restos arqueológicos, ramses II, egipto, xlsemanal

Papiro Anastasi VI

Da cuenta, desde una fortaleza fronteriza, del paso a Egipto de tribus de beduinos que huían de la sequía. Se aprecian coincidencias con el viaje de Jacob a Egipto que narra el libro del Génesis de la Biblia.


PARA SABER MÁS

Ramsés, Rey-Dios del Nilo. Exposición en Badisches Landsmuseum en Karlsruhe (Alemania).