No hay quien pueda con Goldman Sachs. Hace un año, la Administración Obama imponía una multa millonaria al poderoso banco de inversión por sus prácticas financieras previas a la crisis de 2008, mientras el candidato Trump lanzaba contra el gigante bancario furibundas diatribas. Por Fernando Goitia

Llegado a la Casa Blanca, sin embargo, Trump se ha rodeado de varios ‘goldmanitas’ de postín. El presidente de la entidad en los días del crack, Gary Cohn, es hoy su principal asesor económico.

Tras haber dedicado duras críticas al poderoso banco de inversión, Trump se ha rodeado de cuatro de sus antiguos empleados

Lo acompañan Steven Mnuchin, secretario del Tesoro; Dina Powell, asesora de seguridad, y el controvertido Steve Bannon, estratega jefe. Prosigue así una ‘tradición’ de décadas. Goldman Sachs vuelve a colocar a sus peones en el gobierno.